Dandelion

[...Mi alma está hecha de luz y tinieblas. No sabe de brumas...]


jueves, febrero 10, 2005

Sueño

Creemos estar perdidos, y en verdad lo estamos....

Y sin saberlo andamos noctámbulos sobre la vida. Nuestros pasos pertuban esa fina neblina nacarada donde han ido a perderse todos nuestros anhelos; y a tientas, apenas si alcanzamos a tomarnos de la mano. La magia toma forma en un punto esquivo que se halla entre nuestra cabeza y nuestro corazón y... sí... con los ojos cerrados y los labios entreabiertos vivimos un sueño soñado.

Un ténue suspiro nacido del alma. Un susurro apenas audible que sube corcovea y acaricia nuestras mejillas. Un beso, uno solo, hecho de miel y sal se consume en mi boca, mientras dormida sueño con ese sueño que nunca te conté pero que siempre supiste, pues se escapa de mi pecho en cada respiración para ir a parar a ese lugar que nunca alcanzan mis manos. Allí donde descansa todo lo querido, todo lo sentido y todo lo deseado. Ese lugar al que no llega mi mirada, pero sobre el que resbalan mis lágrimas.

De puntillas con miedo a despertar al silencio que duerme en tus manos, me acerco sabiendo que, cuando llegue hasta tí el sueño se acabará y todo volverá a ser como nunca dejó de serlo.
Mi torpeza volverá a taparme el alma y tu te darás la vuelta sin pensar en nada más. Sin saber por que mis miradas se convierten en agua, y sin saber por que en mis manos se encierran todas tus palabras perdidas.


soñado por Aislyng sobre las 13:01 1 hmmmmm...

miércoles, febrero 09, 2005

Khalil Gibran

Este texto lo cuelgo como pequeño homenaje a Khalil Gibran. Con su poesia mis noches se han convertido en una mezcla de arena y espuma...

LA NOCHE Y EL LOCO

- Soy como tú, ¡oh Noche!, oscuro y desnudo; camino por la flameante senda que está por encima de mis sueños diurnos, y siempre que mi planta toca la tierra brota de ella un roble.
- No; no eres como yo, ¡oh Loco!, pues aún te vuelves a ver cuán grande es la huella de tus pasos en la arena.
- Soy como tú, ¡oh Noche!, silente y profundo, y en el corazón de mi soledad yace una diosa en trabajo de parto; y en el ser que de ella está naciendo el Cielo toca al infierno.
- No; no eres como yo, ¡oh Loco!, pues te estremeces aún antes de sentir el dolor, y el canto del abismo te aterroriza.
- Soy como tú, ¡oh Noche!, salvaje y terrible; pues mis oídos perciben los gritos de naciones conquistadas y suspiros de olvidadas tierras.
- No; no eres como yo, ¡oh Loco!, pues aún consideras a tu pequeño ego un compañero, y no puedes ser amigo de tu monstruoso ego.
-Soy como tú, ¡oh Noche!, cruel y terrible, pues mi pecho está alumbrado por barcos que arden en el mar, y mis labios están húmedos de sangre de guerreros degollados.
- No; no eres como yo, ¡oh Loco!, pues aún está en tí el anhelo de encontrar a tu alma gemela, y no has llegado a ser ley para ti mismo.
- Soy como tú, ¡oh Noche!, gozoso y alegre; pues quien mora en mi sombra está ahora ebrio de vino virgen, y quien me sigue va pecando con regocijo.
- No; no eres como yo, ¡oh Loco!, pues tu alma está envuelta en el velo de los siete pliegues, y no llevas en la mano el corazón.
- Soy como tú, ¡oh Noche!, paciente y apasionado; pues en mi pecho están enterrados mil amantes muertos, envueltos en sudarios de marchitos besos.
- Loco, ¿de veras piensas que eres como yo? ¿Te pareces a mí? ¿Puedes cabalgar en la tempestad como un potro salvaje, y asir el relámpago cual si fuera una espada?
- Sí; como tú, ¡oh Noche!, como tú, soy poderoso y alto, y mi trono se asienta sobre montañas de dioses caídos; y también ante mí desfilan los días para besar la orla de mi veste, sin atreverse a mirarme al rostro.
- ¿Piensas que eres como yo, tú, el hijo de mi más oscuro corazón? ¿Puedes pensar mis indómitos pensamientos y hablar mi vasto lenguaje?
- Sí; somos hermanos gemelos, ¡oh Noche!; pues tú revelas el espacio, y yo revelo mi alma.


soñado por Aislyng sobre las 01:32 0 hmmmmm...

lunes, febrero 07, 2005

No caeremos, no.

No importa, nada importa ya... Pues es cierto, ellos son más y más fuertes y sus ojos se clavan en nuestra espalda, sus manos nos arrastran y nos hacen caer. Entre lágrimas nos ahogamos y ya la luz no entra en esta oscuridad...

Pero no importa.... ya nada tiene importancia pues nuestros pasos son cautivos del tiempo y las palabras que no habremos de decir ya fueron olvidadas, el mar de lágrimas que descansa en nuestro ojos comienza a encresparse... Y cubiertos de sangre, de sueños rotos, de ilusiones deshechas, perdemos el hilo de las cosas al intentar atraparlas...

Pero acaso tiene importancia algo de todo eso?

No... ya no.... ya nada de todo eso importa pues no estamos solos.

Juntos, nosotros, los hijos de la luz recorremos ese camino que nace en lo más profundo de nuestros corazones... y ellos no nos haran caer. Intentarán perdernos, nos confundirán, nos aturdirán y nos marearán intentando hacernos perder el rumbo; pero no lo conseguirán porqué nuestra vista permanece clara y nuestras manos siempre unidas. La voluntad nos conduce allí donde han de descansar todas nuestras risas, todas nuestras lágrimas... Y cansados, nos montamos sobre la vida sabiendo que estamos juntos en todo esto, pues así lo elegimos.

Ellos son más y más fuertes; pero eso a nosotros ya no nos importa...

No, ya nada de eso importa...




soñado por Aislyng sobre las 22:38 4 hmmmmm...

Free counter and web stats